Todo por Nada: La Gracia Soberana de Dios en la Salvación. Interpretación y Exposición de Efesios 2:8-10 (Parte Nº2).

2.- Pablo nos dice: “Porque por Gracia sois salvos…”. Esto se refiere a la causa eficaz de la salvación. Pablo no dice que las obras, la propia fe, o cualquier cosa en u obrada por nosotros sea la causa de nuestra salvación, sino que ésta es causada por la sola Gracia de Dios. Podemos concluir también que debido a que la salvación es por Gracia, y la Gracia es un atributo de Dios, entonces la salvación es causada por Dios mismo, según el beneplácito de Su Soberana voluntad.

Nada en nosotros mismos causó que Dios nos salvara, pues si el hombre pecador es considerado en sí mismo será evidente que no habrá nada deseable en él que mueva a Dios a salvarle. Isaías describe de esta manera a Israel:

Oíd, cielos, y escucha tú, tierra; porque habla Jehová: Crié hijos, y los engrandecí, y ellos se rebelaron contra mí. El buey conoce a su dueño, y el asno el pesebre de su señor; Israel no entiende, mi pueblo no tiene conocimiento. ¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad, generación de malignos, hijos depravados! Dejaron a Jehová, provocaron a ira al Santo de Israel, se volvieron atrás. ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite.

Isaías 1:2-6

Isaías describe en sentido metafórico la corrupción intelectual, espiritual y moral del pueblo judío. Esta no es una descripción muy agradable de los israelitas, y esta descripción puede extenderse a toda la raza humana caída en Adán. Si alguno se siente tentado a pensar que lo dicho por Isaías es solo aplicable al pueblo judío, considere lo siguiente: Si el pueblo judío, que contaba con los beneficios de la Revelación de Dios y Su Ley, estaba en este estado miserable ¿Cuánto más el resto de los seres humanos, los gentiles que, según Pablo, están “sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efesios 2:12)?

Pablo mismo declara la depravación total que afecta de manera universal a todo hombre en Adán por causa del pecado en el siguiente pasaje:

¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito:

No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.

Romanos 3:9-18

También, al comienzo del capítulo 2 de Efesios, Pablo describe nuevamente el estado miserable en que se encontraban los Efesios antes de que Dios les salvase, a fin de formar el contexto en que se manifiesta la Gracia de Dios:

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.”

Efesios 2:1-3

En conclusión, el pecado ha afectado de tal manera al ser humano que no hay nada en él que motive o amerite que Dios en cualquier sentido le salve. En toda su extensión, el hombre esta totalmente corrompido, y debido a esto no solo no puede ni quiere acercarse a Dios (Romanos 8:7), sino que le odia, le rechaza y busca apartarse de Él (Juan 3:19-20). Por lo tanto, no hay nada en el hombre que pueda causar de manera eficaz su salvación, como también implica claramente Juan 1:13.

Dios es Santo. Su esencia aborrece el pecado y Su justicia exige castigo, retribución y venganza contra aquellos que afrentan Su Santidad y violan Su Ley. Siendo esto así, y debido a que el hombre está muerto en delitos y pecados y es enemigo de Dios, lo que el hombre merece obtener de Dios es Su Ira y castigo. Debido a esto, la única forma en que el pecador pueda ser salvo es que Dios mismo, de Su voluntad y sin tomar en cuenta el estado corrupto y condenable del pecador, decida tener misericordia de él (Salmo 130:3-4). En conclusión, la salvación necesariamente debe ser causada por la Gracia de Dios de manera incondicional.

Que esto es así también es claro en las Escrituras. Por ejemplo, Santiago le atribuye a la sola voluntad de Dios la conversión de los creyentes:

Él, de su voluntad, nos hizo nacer por la palabra de verdad, para que seamos primicias de sus criaturas.

Santiago 1:18

Pablo también hace lo mismo cuando dice que Dios nos escogió antes de la fundación del mundo “según el puro afecto de su voluntad” (Efesios 1:5), de manera que la Gracia de Dios para con Sus elegidos se puede trazar hasta antes de la Creación (2 Timoteo 1:9).

En Deuteronomio 7:7-8 leemos que Moisés dijo al pueblo de Israel lo siguiente:

No por ser vosotros más que todos los pueblos os ha querido Jehová y os ha escogido, pues vosotros erais el más insignificante de todos los pueblos; sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.

Deuteronomio 7:7-8

Aquí vemos claramente que Dios escogió a Israel según Su sola voluntad, sin tomar en cuenta nada en ellos, incluyendo aquellas cosas que hacían de Israel el peor pueblo para ser elegido. Solo fue la sola voluntad de Dios, fundamentada en Su amor, lo que le movió a escoger a Israel, es decir, fue la Gracia de Dios la causa de la elección de Israel.

Nuevamente Pablo, en Efesios 2:1,4-7, enfatiza claramente este punto al usar expresiones que tienen a Dios solamente como el Autor de aquellas acciones que se describen:

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados… Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos), y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.

Efesios 2:1,4-7

En este sentido, vemos que la salvación está totalmente en las manos de Dios, y Él la extiende de manera Soberana sobre quién Él lo desee, siendo Su Gracia la causa eficaz de ésta salvación. Aquellos que creen que Dios salva por causa de las obras, o por la fe en sí misma o prevista de antemano, o por una mezcla de ambas cosas, deberían considerar sus posiciones a la luz de las palabras iniciales de Efesios 2:8, “Porque por Gracia sois salvos…”.

Las palabras de Pablo, “Porque por Gracia sois salvos…”, son un golpe directo al orgullo humano, pues informan al hombre que está totalmente a merced de Dios, y depende de Él para ser salvo, pues en sí mismo no tiene nada deseable (1 Corintios 1:26-29) ni hay nada que pueda hacer que afecte en algo a Dios y a Su plan; de hecho, las Escrituras nos dicen que las maquinaciones del hombre en contra Suya Le dan risa, y causan la burla de Dios antes de derramar sobre el hombre Su ira (Salmo 2:1-5).

Esta verdad nos debería mover a aquellos que hemos creído al agradecimiento, a la humildad y al temor de Dios. Y lo más importante, al amor a Dios por lo que ha hecho por nosotros, y a la fe, puesto que no hay Dios Soberano como Jehová que pueda salvar al hombre.

Ahora, existe la noción de que Dios extiende Su Gracia de manera universal sobre cada individuo. A la luz de las Escrituras esto es un error, y para eso les pediré que me sigan en el siguiente razonamiento que refuta tal noción: Debido a que la Gracia de Dios es la causa de la salvación, y debido a que lo que Dios desea de Su voluntad inevitablemente lo hace, por causa de Su Omnipotencia (Job 23:13; Salmo 135:6; Daniel 4:35; Romanos 9:19), entonces todo aquel a Quien Dios desea salvar en Su Gracia será inevitablemente salvo. Y si Dios salva por Gracia, y hay personas que han muerto sin ser salvas, entonces podemos concluir que Dios no extendió Su Gracia hacia esas personas para ser salvas, pues de haber sido salvas por la Gracia de Dios entonces no se hubieran perdido. Conclusión, Dios da Gracia a quien Él quiere, Sus escogidos, y no a todo el mundo (Romanos 9:13-18). Ergo, no existe tal cosa como Gracia Universal.

Para resumir lo escrito en este punto, las palabras de Pablo, “Porque por Gracia sois salvos…”, nos dicen primeramente que la causa eficiente de la salvación es la Gracia Soberana de Dios, y no la voluntad, fe, obras o lo que sea que el hombre haga o posea en sí mismo. El hombre, debido a su estado pecaminoso, no tiene nada en sí mismo que amerite que Dios le salve, e incluso no desea ser salvo, pues es rebelde y enemigo de Dios por naturaleza. Por lo tanto, si el hombre puede ser salvo, debe serlo inevitablemente por causa de la voluntad misericordiosa de Dios, por lo que podemos concluir que esta salvación debe ser necesariamente incondicional, por Gracia. Entonces, como la salvación está enteramente en manos de Dios, y Dios no extiende Su Gracia a todos los individuos, podemos decir que no existe tal cosa como la Gracia Universal o Salvación Universal. 

4 comentarios el “Todo por Nada: La Gracia Soberana de Dios en la Salvación. Interpretación y Exposición de Efesios 2:8-10 (Parte Nº2).

  1. Kisor dice:

    Saludos kimeradrummer!

    me agrada mucho tu trabajo y concuerdo con el🙂

    Me interesa, ya que desde el enfoque vedico del conocimiento espiritual,existen muchas similitudes con la palabra de los santos que estudias y de sus escrituras.

    Siguiendo la rama del vaishnavismo hindu quisiera dejarte un texto sanskrito vedico que apoya algunos aspectos que mencionas:

    Respecto a la degradacion humana y a la causa de la negacion de la existencia de Dios, Krishna dice en el Bhagavad Gita 16.8-9 :

    “Ellos dicen que este mundo es irreal, que no hay ningun fundamento y que no hay ningun Dios controlando. Esto se produce del deseo sexual y no tiene ninguna otra causa mas que la lujuria”

    Lo segundo que te quiero dejar es un esboso del concepto kriya daya – misericordia sin causa.
    Este concepto es usualmente hablado y meditado por los Devotos de Krishna y nos enseña la posicion del ser humano, quien con fuertes tendencias hacia el pecado, debe aceptar que solo por la misericordia del señor puede ser salvado y liberado, no por el esfuerzo, oracion o sacrificio que este haga.

    Felicitaciones Claudio – Saludos !

    Kisor Gopal Das – Cristian Castro (Titi)

    • kimeradrummer dice:

      Hola poh Cristian, espero que estes muy bien.

      Ante todo, te felicito por tu matrimonio. Mejor desición no pudiste haber tomado.

      Bueno, mi comentario va más que nada a lo sgte. Si bien pueden haber ciertas similitudes entre algunos aspectos del Cristianismo y el Krishna, esto es solamente en la superficie.

      Como ejemplo, a fin de establecer mi punto solamente, el Islam también es una religión monoteísta como el Cristianismo, pero el Dios de ellos es solo una Persona, mientras que mi Dios es tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Debido a esto, aunque en la superficie el Cristianismo y el Islam comparten un término, los conceptos que manejan son totalmente distintos.

      Lo mismo pasa en el caso que nos detiene. ¿Que es el pecado según tu posición? Según nosotros, el pecado es la transgresión de la Ley de Dios. Otra cosa, y este punto es absolutamente fundamental, ¿Quién es Cristo Jesús según tu posición? Para nosotros los Cristianos, Jesucristo es nuestro Dios, Señor y Salvador, la segunda Persona de la Trinidad que tomó forma de siervo al ser hecho semejante a los hombres a fin de saldar la deuda que el hombre tiene para con Dios y concederle Su justicia en lugar del pecado de estos.

      Lo anterior nos lleva naturalmente a lo sgte: Dos posiciones contradictorias no pueden estar ambas en lo correcto. Una está en error y la otra es verdadera. El fundamento de mi posición es la Palabra de Dios, y la garantía de ésta es Dios mismo, pues es Su Palabra que, por definición, es verdadera. ¿Que garantíza tu posición? ¿Es verdadera?

      Por favor, no tomes esto como arrogancia, ni menos como un ataque sin propósito, sino como la más sincera respuesta, además de ser mi deber para con Dios. Si yo estuviera en error en cualquier sentido, consideraría amigo a aquel que me lo dice y no a aquel que por temor a disgustarme se abstiene de hacerlo, aun cuando pueda que esté equivocado; más en este punto, estoy seguro que no estoy equivocado.

      Bueno, por supuesto todo comentario de todo tipo, sea a favor o en contra, sera bien recibido y recibirá respuesta.

      En fin, espero que Dios te bendiga grandemente a tú bebé, a tú señora y a tí, y nuevamente te felicito por tu matrimonio. ¡Ah! Y sigue leyendo mi blog, que el estudio aun no termina.

      Dios te bendiga…

  2. Raul G. Perez dice:

    te felicito hermano Claudio, tu esfuerzo, muy buena tu exposición,es muy logico y racional lo que muestra al expone de una manera precisa los pensamiento del Apostol. De verdad esta pagina es de bendicion totalmente para mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s