Un Comentario y Una Exhortación Frente a las Próximas Elecciones Presidenciales

¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas? Se levantarán los reyes de la tierra, Y príncipes consultarán unidos contra Jehová y contra su ungido, diciendo: Rompamos sus ligaduras, Y echemos de nosotros sus cuerdas.

El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira. Pero yo he puesto mi rey Sobre Sion, mi santo monte.

Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, Y como posesión tuya los confines de la tierra. Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás.

Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.

Salmo 2:1-12

Haré un paréntesis en el tema que estoy tratando actualmente para comentar sobre un asunto que ha llamado mi atención últimamente. No soy un erudito en política, sin embargo pienso que no por eso no puedo presentar un punto de vista Bíblico al respecto, esperando en alguna forma edificarnos como pueblo de Dios y glorificar al Único Soberano y Rey, el Señor Jesucristo.

Se acerca época de elecciones en Chile y actualmente son tres los candidatos más fuertes que hay para ocupar el sillón presidencial: Sebastián Piñera, Eduardo Frei y Marco Enriquez-Ominami. Estos tres candidatos han batallado una guerra de votos, cuya característica principal tiene mucho en común con el marketing: Se ofrece un producto que deje contento al consumidor, y éste compra el producto mediante su voto. Esto se nota de manera clara en temas controvertidos actualmente, como lo son el tema de la píldora del día después y la legislación de las uniones homosexuales.

De Enriquez-Ominami no me sorprende en absoluto su posición con respecto a estos temas debido a su tendencia política de Izquierda. De hecho, pienso que de los tres es el más consecuente (ojo, consecuente, no la mejor opción…¡para nada!) con su posición, en donde los principios éticos son adaptables y mudables de acuerdo a los propósitos personales. Pienso que de los tres él es el que más cómodo se siente en su posición, pues la sociedad actual que aboga por la tolerancia y el respeto de todas las posiciones poco se interesa en la verdad y en la ética…a menos que afecte sus propios intereses.

Puedo digerir un poco más esta tendencia en Frei, pero el que realmente me sorprendió fue Piñera. Él, que se confiesa Católico, ha vendido principios que se supone que sostiene debido a su Catolicismo, cediendo ante la pérdida de popularidad y la opinión pública al mostrarse inclinado positivamente a estas opciones. De esta manera, se gana la confianza de los pobres y discriminados homosexuales y las féminas locas que luchan por un supuesto derecho a elegir, cuyo fundamento no es racional e inteligente, sino impío, egoísta, y francamente estúpido.

De los tres, estos dos últimos me parecen los más patéticos. Si los comparara con algo, lo único que se me viene a la mente es una mezcla entre un payaso y uno de estos vendedores televisivos que salen a las tantas de la mañana. Es demasiado evidente la tendencia a agradar al pueblo en lo que pida antes que entregarle lo que realmente necesita: Un líder fuerte, firme y temeroso de Dios.

El Salmo que he citado dice algo bastante importante que si estos candidatos a la presidencia supieran no serian tan necios: “¿Por qué se amotinan las gentes, Y los pueblos piensan cosas vanas?” Chile es una nación pagana gobernada por dirigentes paganos, y eso es algo que como creyentes no debemos olvidar. Debido a esto, la gran mayoría de la población no tiene idea del Dios que se supone su venerada iglesia Católica les ha enseñado. La gran mayoría de chilenos que viven en este país se caracterizan por pensar “cosas vanas”. El pueblo piensa, si es que se le puede llamar a eso pensar, cosas sin valor y altamente caracterizadas por la corrupción innata que todo hombre ha heredado de Adán. Entonces, querer agradar a un pueblo así es realmente estúpido, pues la única forma de agradarle es satisfaciendo sus deseos corruptos. Pero estos mismos gobernantes forman parte de esta gran mayoría incrédula, y con cada paso que dan solamente demuestran que quieren “(romper) sus ligaduras, y (echar) de (ellos) sus cuerdas”. Cada decisión que toman demuestra el odio que sienten hacia el Dios que menosprecian.

Sin embargo, esto es solo el preámbulo al desastre, pues me siento inclinado a pensar que lo que viene a futuro para Chile será peor, especialmente para nosotros los creyentes. Por supuesto, estas cosas que hacen los impíos a Dios no le afectan en lo más mínimo, pero incitan Su ira. Escrito está: “Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen” (Romanos 1:28), de manera que el problema principal no es tanto el que se haya aprobado la ley sobre la píldora o que se quieran legislar las uniones homosexuales, sino que Dios está abandonando nuestra nación. Estos dos temas actuales solo son síntomas de lo siguiente: Dios está entregando al pueblo a la necedad de sus pensamientos. Y esto es solo el principio, pues de la píldora al aborto legal y de la legislación de las uniones gays al matrimonio homosexual solo estamos a un paso…y esto no será lo peor. Luego de que todo esto acontezca, la ira de Dios se sentirá con todo Su furor sobre nuestro pueblo, quizás sobre aquellos que nos sucedan, nuestros hijos y nietos, como está escrito: “El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. Luego hablará a ellos en su furor, Y los turbará con su ira”.

¿Qué hacer ante esto? Como creyentes, debemos recordar que Aquel que llevará a cabo el juicio de Dios será nuestro Señor y Salvador Jesucristo (Salmo 2:6-9), por lo tanto, hemos de apelar a Él, para que “en la ira (se acuerde) de la misericordia” (Habacuc 3:2) y quiera extender Su Gracia a Su pueblo, fortaleciéndonos desde ahora para los tiempos que vendrán. Debemos también interceder por nuestros gobernantes y por aquellos que quieren gobernar nuestro país, por si en una de esas Dios extiende Su Gracia y redime a alguno de ellos, lo levante a la cabeza de Chile y vengan tiempos buenos.

Nuestro deber como peregrinos en este mundo y como pueblo de Dios es el siguiente: A los ministros del Evangelio y a aquellos que tenemos, por la sola Gracia de Dios, más dominio de Su Palabra, nos toca alimentar a las ovejas con el pan de la Palabra de Dios de manera persistente, perseverante, clara, convincente, etc. siendo fieles a Aquel que ha confiado Su depósito en nosotros, entregando el mensaje sin adulterar, tal cual una vez fue entregado a los santos. Y no solo eso, sino que debemos entrar con violencia en el mundo y atacar con lo mejor que tenemos: La verdad de Dios expresada en Su Palabra, para que de alguna forma salvemos a alguno. Para esto, debemos alimentarnos nosotros mismos de la Palabra de Dios, pidiendo la asistencia del Espíritu y confiando en Jesucristo, nuestro Maestro.

A nosotros como pueblo nos toca llevar las Buenas Nuevas al mundo, el Evangelio del Señor Jesucristo. Debemos entregar el mensaje con claridad y fuerza en el Espíritu, tal cual está expresado en las Escrituras: Que Jesucristo, nuestro Señor, por amor murió por nuestros pecados, fue sepultado y al tercer día resucitó para nuestra justificación, y que todo aquel que crea en Él será salvo y tendrá vida eterna, la dicha de conocer al Dios vivo; y aquel que no crea en Él será condenado, y deberá pagar él mismo con el infierno eterno la deuda que tiene frente a Dios y a Su Ley por sus pecados.

También, nos toca alimentarnos de la Palabra de manera abundante e interceder unánimemente ante el Trono de Gracia para que Dios extienda Su mano poderosa y nos conceda el favor de glorificarle, pues en tiempos donde la oscuridad es más densa la luz brilla con más fuerza. Tiempos como éstos no los debemos desaprovechar, pues es ahora que podemos glorificar a nuestro Dios y a nuestro Rey, Señor y Salvador Jesucristo de manera más abundante y extraordinaria.

Frente a las elecciones, el pensamiento que propongo que tengamos no es por elegir al mejor de los tres, sino al menos malo. Ninguna de las tres opciones es para nada buena, pero estoy seguro que una de ellas será la menos mala, y es preferible esa que ninguna. Personalmente, yo votaría nulo, pero si algo podemos hacer es entregar nuestro voto a aquel que quizás no haga tantas locuras, pues no debemos dejar que el pueblo de pensamientos vanos se salga con la suya. También, debemos orar por esa opción a fin de que Dios, que tiene los corazones en Sus manos, dirija el corazón de esta persona para nuestro bien y para Su Gloria.

A nuestros gobernantes y también a aquellos que buscan el sillón presidencial les haría bien seguir el consejo del salmista: “Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, Y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; Pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían”. Si no lo hacen, el mismo Hijo de Dios levantará Su vara en juicio para castigar a este país por sus pecados, y cuando lo haga no tendrá misericordia. Es ahora que deben confiar en Él y entregarle el mando y las riendas de nuestro pueblo. Él nos guiará como Pastor, y vendrán tiempos de refrigerio.

Hermanos, se vienen tiempos difíciles, pero nosotros somos más que vencedores por medio de Aquel que venció en la cruz por nosotros, nuestro Señor Jesucristo. Bienaventurados somos si confiamos en Él. Que al Rey Jesús sea la Gloria por toda la eternidad, de ahora y para siempre, AMÉN.

2 comentarios el “Un Comentario y Una Exhortación Frente a las Próximas Elecciones Presidenciales

  1. centauro94 dice:

    “Frente a las elecciones, el pensamiento que propongo que tengamos no es por elegir al mejor de los tres, sino al menos malo”

    Me parece un genial comentario y es idéntico a lo que siempre propongo, y el peligro real es lo que pueda pasar a la proclamación del evangelio:

    http://incluyendoperonolimitando.blogspot.com/2009/02/55-influencia-de-la-religion-en-el.html

  2. Albert dice:

    Muy bueno hermano!!! grax por tu publicación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s