5.- Evaluar la Forma del Argumento

Asumiendo que hemos entendido la conclusión y las premisas de un argumento, y que nos hemos asegurado que las palabras y términos son claros y consistentes a través del mismo, ahora estamos preparados para evaluar la forma del argumento.

Cuando evaluamos la forma de un argumento, estamos intentando responder la pregunta ¿Conducen las premisas de manera inevitable a la conclusión? Esto es diferente a preguntar ¿Pueden las premisas conducir a la conclusión? o, ¿Es posible que la conclusión sea verdadera, dadas las premisas? Aunque estas preguntas puedan ser útiles, no son suficientes para ayudarnos a decidir si deberíamos ser convencidos por el argumento, debido a que un argumento que es posiblemente correcto podría también ser posiblemente incorrecto, y no tener suficiente fuerza lógica.

No obstante, un argumento válido pudiera solamente ser probablemente verdadero, y no absolutamente verdadero, debido a que el argumento solo es verdadero si las premisas son verdaderas. A veces, las premisas solamente son probablemente verdaderas, pero ya hemos evaluado anteriormente la fuerza de las premisas en un paso anterior. Si las premisas conducen inevitablemente a la conclusión, entonces el argumento es válido; de otra manera, es inválido.

ÍR AL ÍNDICE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s