Planificación y Supralapsarianismo

Hay que dejar claramente establecido lo siguiente: el Supralapsarianismo concibe los decretos de Dios según su órden lógico, no histórico o cronológico. Desde este punto de vista, el orden de los decretos es visto como el plan de Dios para Su Creación, o la forma en que Él ha ordenado los medios para lograr Sus fines u objetivos, siendo el mayor de estos el glorificarse a Sí mismo en Cristo Jesús.

Como todo plan racional, lo primero que se tiene en vista son los fines, y luego vienen los medios para lograr los fines u objetivos en mente, y así consecutivamente. Dios, siendo un Ser racional y siendo Sus decretos el plan que Él ha concebido en la eternidad para Su Creación, no va a sustraerse de éste principio (que haya su orígen en Él), y Su plan va a demostrar racionalidad, coherencia y orden, teniendo los fines en mente y luego los medios para cumplirlos.

Encontramos apoyo para lo afirmado anteriormente en las palabras de Jesús mismo en Lucas 14:28-32. El pasaje dice lo siguiente:

Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. ¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey, no se sienta primero y considera si puede hacer frente con diez mil al que viene contra él con veinte mil? Y si no puede, cuando el otro está todavía lejos, le envía una embajada y le pide condiciones de paz.

Lucas 14:28-32

Por supuesto, el pasaje en contexto (vs. 25-33) se refiere a considerar lo que cuesta seguir a Cristo; sin embargo, esto no se aleja para nada de nuestro propósito sino todo lo contrario: lo apoya, como veremos más adelante.

El Señor nos habla en primer lugar de objetivos, fines: “Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre…¿O qué rey, al marchar a la guerra contra otro rey…“. Tanto la edificación de una torre como marchar a la guerra son los fines que se busca cumplir. Éstos están primero en el orden racional porque ¿Cómo vamos a considerar los medios sin tener los fines u objetivos en mente primero? Racionalmente hablando, considerar los medios sin tener un fin o propósito en mente vuelve tal consideración en un sin sentido. Por ejemplo, coges un vaso vacío, pero ¿Con qué fin? ¿Vas a llenarlo de leche u otro bebestible? ¿Vas a lavarlo o dejarlo en algún lugar específico? ¿Vas a lanzarlo y quebrarlo? Sin un fin específico, seguramente tal acción llevará a la confusión y, al ser conciente de tal confusión, de seguro te darás cuenta de que has hecho algo sin sentido, sin propósito. Por lo tanto, todo plan racional tendrá en mente en primer lugar los fines u objetivos a realizar.

Luego, el Señor llama la atención a considerar los medios para lograr o evaluar el fin u objetivo en mente: “…no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?…¿…no se sienta primero y considera si puede hacer frente…“. Para el Señor, un plan racional, luego de tener claros los fines que se quiere conseguir, pasará a considerar los medios con los que se cuenta para lograr tales fines. Por lo tanto, una vez que se tienen los fines en mente, logica y racionalmente siguen los medios. Si queremos beber leche, por ejemplo, debemos pensar en la forma o manera adecuada para llevarnos la leche a la boca; por lo tanto, pensamos en un vaso. El vaso va cronológicamente primero (pues primero tomamos el vaso y luego vamos por la leche), pero en el pensamiento, en la planificación, el vaso no va primero, sino el beber leche, y luego le sigue el vaso. Primero el fin, luego los medios. Todo plan racional seguirá este orden; por supuesto, en nuestro mundo caído y teniendo en mente las limitaciones propias de nuestra condición de criaturas, nuestros planes muchas veces no reflejarán este principio lógico, pero esto no lo invalida.

Nuestro Señor implícitamente considera algo necio el pensar en un objetivo sin considerar si se tienen los medios suficientes para lograrlo. Por eso invita a Sus discípulos a considerar el costo de seguirle. El fin, entonces, es seguir a Cristo, y el medio para hacerlo es renunciar a todo lo que se posee. El contexto, entonces, apoya la tésis principal; nuestro Señor también.

Entonces, mi argumento va como sigue, de menor a mayor: si es necedad para nosotros, que somos hechos a imágen y semejanza de Dios, el no planificar racionalmente, teniendo los fines u objetivos en primer lugar, y luego los medios ¿Cuánto más para Dios, siendo Él el mismísimo Logos, el orígen y fundamento de toda racionalidad? Sus decretos, entonces, reflejarán este principio de la planificación racional: los fines primero, luego los medios.

Teniendo lo anterior en mente, se nos hará mucho más fácil ordenar racionalmente los decretos de Dios. Primero, vienen los fines, luego los medios. Dios, siendo el principio y fundamento de toda racionalidad y coherencia, nos da ejemplo de aquello.

Dios les bendiga…

8 comentarios el “Planificación y Supralapsarianismo

  1. Rvdo. Fernando Corales dice:

    Muy buen Artículo, breve, conciso y claro. Gracias por compartirlo. Bendiciones. (Rvdo. Fernando Corales, Chile)

  2. Cristiano Reformado dice:

    Razonable =)

  3. ¡Es refrescante ver que todavia hay hermanos que sostienen esta posición! Felicitiaciones por publicarla.

  4. Carlos Onetti dice:

    Un dios todo poderoso no tendría que hacer planes tampoco tendria derechos. Primero la preparación de planes suponen una inseguridad de la realización de un propósito, hacer planes es una imperfeccion en un ser perfecto. Segundo el creador o amo del universo no podria tener ningún derecho porque tener derecho supone derechos ajenos en iguales condiciones, o sea, la existencia de otros seres superiores. Ve usted cómo su dios es imperfecto, en consecuencia no existe.

    • Este sí que es el colmo de la irracionalidad. ¿Desde cuando no saber lo que se hace, no saber con qué propósito se obra, es signo de sabiduria y seguridad? Aquel que hace sin saber lo que está haciendo ni hacia donde va es un necio. Alguien que no tiene idea de nada, no tiene conocimiento, sabiduría. Carlo Magno no conquistó lanzandose al vacío, sino con estrategia. Napoleón Bonaparte tampoco actuó llevado por la soberbia ciega, sino de manera estratégica, planeada, teniendo claros los fines y los medios. ¿Cuánto más Dios obrará teniendo en mente un propósito claro? Y siendo Dios, siempre logrará Sus objetivos. Realmente tu respuesta es una verguenza, pues llamas luz a la oscuridad y oscuridad a la luz.

      Ahora, justificame lo siguiente: ‘…tener derecho supone derechos ajenos en iguales condiciones…’. La RAE, en unas de sus acepciones de la definición de derecho, dice:

      – Justo, legítimo.
      – Facultad de hacer o exigir todo aquello que la ley o la autoridad establece en nuestro favor, o que el dueño de una cosa nos permite en ella.

      Dios, siendo autoridad máxima y no teniendo a nada ni nadie sobre Él, considera justo, legítimo, hacer lo que le de la gana con lo Suyo. La Creación completa es Suya, y por derecho intrínsico Él puede hacer y deshacer. Tu definición de ‘derecho’ no tiene sentido alguno.

      Vaya, estudie más, y cuando tenga algo más firme o interesante que decir, vuelva.

      Saludos🙂

    • Señor Carlos su suposición de que tener derecho supone derechos ajenos, es decir la existencia de otros seres iguales, no tiene ningun sentido en este caso porque no hay existencia posible fuera de Su voluntad.Así que no hay condiciones iguales o seres superiores como usted supone. Y esto no es una suposición sino una afirmación: “Jehová es Dios y no hay otro fuera de El”, Deut.IV; 35. En consecuencia : ¡Arrepientese!

  5. JONATHAN dice:

    SOLI DEO GLORIA

  6. elguchi dice:

    El autor de esta nota tiene el martillo de la lógica en su mano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s