Responsabilidad, Buenas Obras y la Soberanía de Dios Sobre el Mal

Muchos afirman que la responsabilidad presupone un agente libre (independientemente del grado de libertad del que se hable). En este caso, y en relación al control de Dios sobre el mal, se debe entender que esta libertad está dirigida hacia Dios, es decir, el agente moral debe ser libre de Dios en algún sentido o en algún grado. De otra forma, según dicen, no sería responsable de sus pecados.

Pregunto entonces ¿Es el hombre responsable de sus buenas obras? Depende de que entendemos, entonces, por el término ‘responsabilidad’ y lo que éste concepto implica. Si implicamos en éste término que debe haber cierta ‘libertad’ a fin de que haya responsablidad, entonces ¿Que hacemos con el claro testimonio bíblico que nos enseña que nuestras buenas obras son positivamente causadas por Dios mediante Su Espíritu Santo, y que sin Cristo nada podemos hacer? Los pasajes son claros: Isaías 26:12; Ezequiel 36:27; Juan 6:65; 15:5c; Efesios 2:10; Filipenses 2:12-13, etc. Si es cierto que la responsabilidad presupone libertad, entonces debemos afirmar que o el hombre no es responsable de sus propias buenas obras o caer en la teoría de que Dios de alguna manera le permitió al hombre obrar el bien sin obrar de manera positiva en el hombre, sino estimulándole y poniendole en el contexto correcto en el cuál el bien resultaría de manera natural. Eso no es lo que enseña la Biblia.

Sin embargo, ¿Es el hombre responsable de sus buenas obras? Claramente lo es. La Biblia así lo afirma al predicar las buenas obras del hombre, es decir, al afirmar que es el hombre el que hace las buenas obras (hay que distinguir entre causar una buena obra y ejecutarla: Dios causa que el hombre ejecute una buena obra). También, la Biblia afirma que el hombre obra voluntariamente el bien (1 Crónicas 29:9; Salmo 110:3, etc.). Así mismo, la Biblia afirma que el hombre recibirá recompensa por sus buenas obras, lo cuál nos lleva directamente al correcto concepto Bíblico de responsabilidad:

 “Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.

 2 Corintios 5:10

 Responsabilidad es, entonces, responder por nuestras obras, sean buenas o malas, ante la autoridad del Legislador. Somos responsables en tanto tengamos que responder y recibir las consecuencias de nuestras obras ante aquel que tenga el derecho o autoridad para exigirnos responder. No somos responsables porque somos libres de Dios, sino porque debemos dar cuenta de nuestras obras, y ante ésto tal libertad es irrelevante.

Ahora bien, si no somos libres de Dios para obrar el bien y aún así somos considerados responsables por nuestras buenas obras, pregunto ¿Porque, entonces, se insiste en que debemos ser libres de Dios en algún sentido significativo para ser responsables de nuestras malas obras? ¿Porqué recurrir a ideas como el ‘permiso’ o la ‘libre agencia’ a fin de resguardar la responsabilidad del pecador y la santidad de Dios, como si hubiera una contradicción entre el control absoluto de Dios sobre el mal y Su santidad, sin mencionar la responsabilidad del hombre? ¿Será que debemos redefinir lo que entendemos por responsabilidad, a fin de no sacrificar la soberanía de Dios en el altar del libre albedrío, por más mínimo que éste sea?

El tres veces santo Dios tiene el control absoluto de todo lo que sucede en el universo creado, incluyendo el pecado.

 Dios les bendiga.

3 comentarios el “Responsabilidad, Buenas Obras y la Soberanía de Dios Sobre el Mal

  1. Victor Morales dice:

    Me puede explicar lo que quieres decir en palabras sencillas.

    Una de las cosas que hemos de entender sobre la Gracia de Dios es que ésta es un atributo de Dios, no de las cosas que Dios nos da. El único sentido en que la palabra Gracia califica estas cosas tiene que ver con la gratuidad de éstas, pero aun esto apunta a Aquel que gratuitamente nos otorga estos beneficios.

    • La Gracia de Dios es la disposición de Dios, basada en Su amor en Cristo por los elegidos, de bendecir a Su pueblo de manera incondicional. Por ejemplo, la Gracia de Dios concede alimento a sus elegidos, pero esos mismos alimentos le son maldición a los réprobos, porque la actitúd de Dios hacia ellos es distinta. Por esa razón, la Gracia de Dios no está en las cosas que Él concede, sino en la disposición con la cuál las concede.

  2. hector dice:

    el Espiritu Santo guia a la verdad y Romanos 9 – 1 lo confirma y Romanos 9 -5 dice que Cristo es Dios sobre todas las cosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s