Continuacionismo v/s Cesacionismo: Diálogo Informal

Con respecto a los dones revelacionales, aquellos llamados extraordinarios según las clasificaciones más comunes, sostengo la posición llamada Continuacionismo. El Continuacionismo afirma que Dios no ha cesado de conceder permanentemente dones como profecías, lenguas y similares a Su pueblo. Esto no implica que en todo tiempo estos dones deban abundar, o que no pueden haber periodos de latencia en donde Dios no conceda estos dones, sino simplemente significa que Dios no ha afirmado que cesaría permanentemente de conceder esos dones, los cuales puede conceder según Su voluntad y en el tiempo y cantidad que Él estime conveniente. Sostengo esta posición en base a las Escrituras, y no a la experiencia o a la tradición, sea doctrinal o histórica.

La contraposición a esta doctrina es el Cesacionismo. Actualmente el Cesacionismo es la doctrina comúnmente aceptada por la mayoría, además de ser la posición doctrinal oficial de muchas denominaciones importantes. Esta posición sostiene que Dios ha cesado permanentemente de conceder estos dones a Su pueblo. Está especialmente ligada a la doctrina del Canon cerrado de las Escrituras, y es sostenida no solo en base a ciertos argumentos Bíblicos, sino también según tradición histórica.

En mi opinión, los argumentos en base al Canon cerrado son los más fuertes en contra del Continuacionismo (o Continuismo). Y pensando en esto, además de ciertos diálogos con hermanos que sostienen la misma posición, más cierta información Bíblica, en un estado de Facebook escribí algunas conclusiones al respecto. Estas conclusiones dieron lugar a un interesante diálogo con dos hermanos muy queridos: Rafael Resendiz (recomiendo encarecidamente visitar su página web) y Joa Pignanelli, entre otros. Lo interesante con ambos hermanos es que mientras tanto Rafael como yo mantuvimos nuestras posiciones, Joa comenzó objetando el Continuacionismo para luego abrirse a la posibilidad de que el Continuacionismo sea Bíblico.

A continuación, el estado de Facebook seguido por el diálogo. Solo se hicieron mejoras mínimas, básicamente ortográficas y estéticas, y se ordenaron los comentarios para mejor comprensión y coherencia, pero el diálogo permanece intacto. Registro también los comentarios de ciertas personas a las que no pedí permiso para hacerlo (no se me ocurrió hacerlo de hecho); los designaré como X más un número.

Dios quiera que este diálogo sea de bendición tanto para Cesacionistas como para Continuistas, y que el diálogo sobre estos temas comience a tomar rumbos Bíblicos en pro de la unión en la fe del pueblo de Dios. Pero, sobre todas las cosas, que Dios sea glorificado en todo.

La Biblia menciona la existencia de profetas, verdaderos profetas, de los que recibían revelaciones de Dios, cuyas profecías, aunque verdaderas e inspiradas por Dios, no fueron canonizadas, es decir, preservadas como regla de fe. Esto nos enseña algunas cosas:

1.- Inspiración y canonización no son equivalentes. Todas las revelaciones de Dios son inspiradas, pero no todas fueron canonizadas. Dicho esto, considero que la idea de profeta falible (a lo Grudem) es totalmente errónea.

2.- La continuación del don de profecía (o de los dones relacionados con revelación) no contradicen, entonces, la idea del Canon Bíblico cerrado. Esto es, pueden haber verdaderos profetas y, aun así, sus profecías, aunque inspiradas, no deben ser agregadas al Canon actual, el cual está cerrado.

3.- Tanto y más Bíblicos debemos ser en aprender y aplicar las enseñanzas, regulaciones, prohibiciones y castigos que la Biblia nos enseña sobre la práctica de estos dones.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, entonces alguien puede tener en su sistema de pensamiento «proporciones» inspiradas ¿no canonizadas?

Claudio René González Ramírez: ¿A qué te refieres con ‘proporciones’ bro? Si tomamos el ejemplo de los verdaderos profetas, aquellas revelaciones de Dios que les fueron entregadas, que fueron inspiradas por Él y por lo tanto infalibles, pero no canonizadas, son, entonces, ‘proposiciones’ inspiradas no canonizadas en sus sistemas de pensamiento.

¿A eso te refieres bro?

Rafael Resendiz Izaguirre: *Proposiciones.

Claudio René González Ramírez: Mi respuesta en el comentario anterior.

X1: no canonizadas, un ejemplo.

Claudio René González Ramírez:Y dijo Josafat: ¿Hay aún aquí algún profeta de Jehová, por el cual consultemos? El rey de Israel respondió a Josafat: Aún hay un varón por el cual podríamos consultar a Jehová, Micaías hijo de Imla; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza bien, sino solamente mal. Y Josafat dijo: No hable el rey así.

1 Reyes 22:7-8

Dice Acab que Micaías nunca le profetiza bien, sino solamente mal. No tenemos registro alguno de esas profecías, sin embargo no por eso fueron menos inspiradas. Simplemente no fueron canonizadas, registradas y preservadas providencialmente por Dios como regla de fe para nosotros.

En aquellos días unos profetas descendieron de Jerusalén a Antioquía. Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio.

Hechos 11:27-28

Vemos aquí que se habla de “profetas”, esto es, el carácter de la función de estos hombres era algo reconocido. Y esto solo si ponían en práctica su don y de manera pública. Sin embargo, solo tenemos el registro escrito de uno de esos profetas, y solo de una profecía específica.

Aquí tenemos ejemplos de profetas cuyas profecías fueron inspiradas por Dios pero no canonizadas X1.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claro, pero en la vigencia de dicho don, alguien puede tener en su sistema de pensamiento proposiciones inspiradas que no son canonizadas, luego ¿No rige en su vida dos comandos inspirados uno no canonizado y otro si?

Claudio René González Ramírez: Claro Rafael, pero ¿qué problema habría en ese caso? Si entendemos que Dios es el que inspira ambos, no veo cuál es el problema de fondo.

Joa Pignanelli: ¿Si Dios inspira algo no canonizado, ese algo posee alguna utilidad? ¿O la Escritura es suficiente, enteramente, para toda buena obra, para todo hombre?

Claudio René González Ramírez: Joa, cuando Pablo escribió esas palabras a Timoteo (2 Timoteo 3:16-17), el Canon aún no estaba cerrado. ¿Contradice, entonces, tales palabras la enseñanza del Canon cerrado?

Por otra parte ¿quién define la utilidad? A Dios le pareció útil revelar mas no canonizar tales profecías. No es el pragmatismo lo que define esencialmente ni la inspiración ni la canonización.

Rafael Resendiz Izaguirre: El problema sería que dicho individuo tiene ahora dos fuentes de conocimiento y verdad para toda fe y conducta aunque ambas no se contradigan mutuamente no dejan de ser autoritarias para él.

Luego, ¿Cómo sabe el profeta contemporáneo que dicha proposiciones inspiradas no canonizadas son inspiradas?

Claudio René González Ramírez: De la misma forma que los verdaderos profetas en todo tiempo bro Rafael. La objeción que presentas no solo afecta a los profetas actuales (de haberlos, yo no conozco ninguno, aunque esto no afecta el Continuismo en sí), sino que recaería sobre todo profeta verdadero en todo tiempo, incluyendo a los bíblicos. ¿De qué forma lo sabe? Pienso que Dios provee de alguna forma la garantía de este conocimiento junto con la profecía. Sin embargo, la pregunta en sí ya tiene que ver más con la mecánica del don que con su continuación o cesación.

Sobre lo primero que dices, aún sigo sin ver el problema, entendiendo que ambas fuentes en realidad provienen del mismo origen, esto es Dios.

Joa Pignanelli: Pregunto si es útil, y NO si es útil para ser cierta. Pero si la Escritura es totalmente suficiente como voluntad revelada (no secreta) No entiendo para que más. Explícame por favor.

Claudio René González Ramírez: Como mencioné anteriormente, la utilidad de la revelación, sea canónica o no, es juzgada por Dios solamente. Luego, si Dios decide revelar algo a alguien, el mismo hecho indica propósito y utilidad.

Por lo tanto, que tú no veas utilidad alguna no significa ni implica que no la haya Joa.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio en ese caso, entonces ¿quién canoniza ciertas proporciones inspiradas?

Claudio René González Ramírez: Dios de manera providencial Rafael. Sin embargo, mi punto es que el hecho de que Dios haya cerrado el Canon (que se refiere a que no se debe agregar canónicamente más información al Canon actual) no implica que el don de profecía, entonces, haya cesado.

No existe contradicción alguna entre el Continuismo y el Canon cerrado. La idea de que la continuación de la profecía implica necesariamente la continuación del Canon simplemente no se sigue.

X2: Con todo respeto Claudio, creo que el argumento cae por su propio peso; a saber, si una proposición inspirada «no canonizada», es proponer que dicha proposición debe ser asentida y darla por cierta y verdadera pero PRIVADA, no alcanzada para ser enseñada y corregida.

Claudio René González Ramírez: X2, no entiendo la objeción. ¿A qué te refieres con que las proposiciones inspiradas no canonizadas no pueden ser enseñadas o corregidas? Vemos que en las Escrituras ciertos hombres pidieron a Dios ciertas pruebas (como el caso de Gedeón) e incluso la Escritura nos enseña a “probar los espíritus”, y vemos el caso de los Bereanos que probaban con la Escritura si lo dicho por Pablo, un Apóstol, era cierto. ¿Acaso no sería obediencia “probar” dichas proposiciones para saber si son así?

La Biblia misma regula cómo tratar con dichos dones, y su prohibición no es una de esas regulaciones

Joa Pignanelli: Pero que Dios diga que la Escritura es enteramente útil para todo hombre ¿no haría contradictorio el hecho de revelar algo más allá de lo enteramente útil?

Claudio René González Ramírez: Joa, nuevamente, como dije antes, cuando Pablo escribió esas palabras a Timoteo, claramente tenía en mente en forma principal al AT que le era enseñado por su madre y abuela (si mal no recuerdo). Por lo tanto, ‘utilidad’ es una categoría principalmente cualitativa antes que cuantitativa.

Si Dios no se contradijo inspirando a Pablo para escribir tales palabras, no veo de qué forma se podría contradecir ahora.

X2: Que “X” profecía de Josafat u otro profeta no haya sido canonizada no dice nada en favor del punto que quieres mostrar hermano. El propósito de la profecía SIEMPRE fue el traer paulatinamente una «proposición verdadera» del consejo de Dios; si tal profecía no apareció, sí su enseñanza y, así, viceversa.

El canon está cerrado, sí, tanto la inspiración premonitoria como traer cualquier enseñanza. Las dos cosas.

Claudio René González Ramírez: Al contrario X2, que la Biblia misma enseñe que hubieron revelaciones no canonizadas habla muy a favor de mi posición, pues enseña que la proposición principal de tal objeción en contra del Continuismo (esto es, que toda profecía DEBE ser canonizada de manera necesaria) no se sigue. Y si no se sigue, entonces la continuación del don de profecía no contradice la existencia de un Canon cerrado.

Te toca a ti probar que, entonces, necesariamente toda profecía DEBE ser canonizada, pero eso iría en contra del testimonio Bíblico.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, ¿Cómo sabes que Dios ha cerrado el canon si Dios sigue inspirado proposiciones verdaderas que regulan la fe y la conducta de alguien fuera de lo que «la iglesia» llama el Canon?

Claudio René González Ramírez: Por la misma Biblia en Apocalipsis, y por la providencia Divina Rafael.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, pero Dios providencialmente continua revelado proposiciones inspiradas que deben ser tomadas como verdad y por lo tanto ningún hombre o iglesia o concilio puede afirmar que Dios ha cesado el Canon.

Claudio René González Ramírez: Rafael, hubieron revelaciones de profetas que fueron inspiradas y que debían ser reconocidas como verdaderas, y sin embargo no fueron Canonizadas.

El problema es que mantienes la premisa de que TODA profecía DEBE ser necesariamente canonizada, cuando la misma Biblia nos enseña que no es así. Es esa la premisa que debes defender primeramente.

Claudio René González Ramírez: [En respuesta a un comentario sobre la utilidad de la revelación. Lo mantengo porque tiene un interesante ejemplo que grafica mi punto]

Igual que con Joa, veo que defines utilidad según lo que consideras útil tú como persona, y no según lo que Dios podría considerar útil. Si, DEBEMOS probar los espíritus y comprobar por medio de la Escritura y las formas que Ella nos enseña toda profecía; pero la utilidad de la misma es definida por Dios. Quizás cierta profecía particular no te sea útil a ti, pero sí a otra persona.

Por ejemplo, imagina que un hombre camina por una calle, y Dios, a fin de fortalecerle en cuanto a Su cuidado providencial o por cualquier otro motivo que Él considere necesario, le ordena que no vaya por tal camino porque ocurrirá un accidente. El hombre hace caso, y luego ocurre el accidente.

Esto podría considerarse un caso de revelación inspirada no canónica. Podemos observar que tal profecía no te es útil ni a mí, ni a ti en cierto sentido, pero Dios si la consideró útil y sí le fue útil al hombre. ¿Contradice eso la utilidad completa de la Escritura? No veo como, A MENOS QUE CONSIDEREMOS TAL ÚTILIDAD EN TÉRMINOS CUANTITATIVOS, NO CUALITATIVOS.

X3: El Cristiano tendría que estar atento a cualquier declaración de esta “revelación no canonizada” alrededor del mundo para ver si eso le ayuda a su vida cristiana. La Escritura pasaría a segundo plano.

Claudio René González Ramírez: X3, no necesariamente. Si la Biblia menciona que toda la Escritura es inspirada por Dios y útil en cuanto a salvación se refiere, entonces lo es. La Escritura no pasaría a segundo plano, como no lo hizo cuando el Canon aún estaba abierto (recordar a los Bereanos).

X2: Con todo respeto hermano y con esto me retiro por ahora: la Iglesia visible necesita NO de la continuidad de la profecía sino de la confección de confesiones y catecismos como los clásicos que tenemos los reformados para esclarecer toda enseñanza de la Escritura.

El uso mecánico que tú le quieres dar a la “profecía no canonizada”, nosotros se lo damos a los credos y confesiones que tenemos, y así ponemos a la profecía donde debe estar. Su lugar apropiado es la cesación perpetua luego de su función: la construcción del canon.

¡Adiós!

Claudio René González Ramírez: X2, a ti te toca probar que el Apóstol contradice la utilidad completa de la Escritura cuando escribe a Timoteo ESTADO AÚN EL CANON ABIERTO.

Nuevamente, insisto que utilidad es un concepto principalmente CUALITATIVO. Pregunto, si alguien solo tiene los Evangelios y ha leído solo los Evangelios, ¿significa esto, entonces, que ellos NO SON ÚTILES?

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, creo que confundes profecías inspiradas escritas o no, con escritos canonizados.

Claudio René González Ramírez: No confundo hermano Rafael. No toda profecía inspirada (escrita o no) termina siendo canonizada. La Biblia da testimonio de esto, siendo ésta nuestra única regla de fe, incluso para juzgar nueva profecía.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, hermano, si Dios continua revelando proposiciones verdaderas no canonizadas entonces nadie puede afirmar de manera categórica que la inspiración de Dios ha cesado y que ésta está contenida en un “solo Canon”, ya que esto no es compatible. Pues Dios continua revelado proposiciones verdaderas útiles para individuos como para su iglesia y por lo tanto solo puedes defender una u otra pero no ambas cosas.

Enhorabuena.

Claudio René González Ramírez: Rafael, lo que dices se resume a lo siguiente: – ‘…si Dios continua revelado proposiciones verdaderas no canonizadas entonces nadie puede afirmar de manera categórica [el Cesacionismo]…’

Y ese es mi punto principal: inspiración y canonización no son equivalentes. Por esa razón, puedo afirmar que aunque Dios pueda seguir dando profecía inspirada, el Canon está cerrado.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, pero decir que “Apocalipsis” y la “Providencia” son las razones para afirmar que el “Canon está cerrado” entonces mi pregunta sigue persistiendo, ¿qué cierra y cómo lo sabes si Dios continúa revelado proposiciones verdaderas que deben ser tomadas como tales?

Claudio René González Ramírez: Insisto, mezclas diferentes conceptos en la pregunta Rafael. Esto es, si me preguntas sobre el Canon en específico, mi respuesta ya la di: la Biblia y la providencia. Y si me preguntas sobre lo segundo, afirmo que inspiración y canonización no son lo mismo. Por lo tanto, es posible que haya proposiciones inspiradas y verdaderas fuera de la Biblia sin que haya canonización.

Al parecer piensas que sostengo la premisa de que toda verdadera profecía dada e inspirada por Dios DEBE SER CANONIZADA. Pero es eso precisamente lo que debes probar tú y el Cesacionismo en general. Sin embargo, la Biblia afirma la existencia de profecías inspiradas y verdaderas que no fueron canonizadas; y es allí donde baso mi argumento.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, que Dios haya inspirado X profecía pero no así su registro detallado en proposición dentro de las Escrituras, no válida que hoy en día haya profecías inspiradas.

Luego cuando dices que inspiración no equivale a Canon, se empeora el asunto, ya que se quiere dar más autoridad al Canon que a la inspiración, pero la realidad es que la inspiración precede al Canon, y si Dios continua revelando proposiciones verdaderas entonces no existe Canon alguno.

Claudio René González Ramírez: Sobre lo primero que dices, pregunto ¿por qué? Sin embargo, el Continuismo no propone que actualmente HAYAN profecías o profetas, sino solo que Dios no ha mencionado en ningún lugar que cesaría de conceder esos dones de manera definitiva. Incluso la Biblia menciona que hubo una época en que no hubo profecía. Por lo tanto, es coherente con el Continuismo el que hayan épocas en que Dios no de profecía o no hayan profetas verdaderos.

No comprendo el concepto de autoridad en la objeción. Que las palabras de Pablo fuesen comprobadas por la Escritura por los Bereanos no implicó problema de autoridad alguno Rafael.

Joa Pignanelli: Las inspiraciones no-canónicas son conocidas por el testimonio del canon. Al ser mencionadas por él tenemos certeza de estas profecías. No entiendo como juzgar una profecía hoy si no es explícitamente mencionada en la Escritura. Explícame por favor.

Claudio René González Ramírez: Bueno, en 1 Corintios 12-14 Pablo nos enseña largamente a tratar con el don en la Iglesia. Juan nos enseña que debemos probar los espíritus, y en el Deuteronomio se nos enseña a cómo tratar con los falsos profetas.

La Biblia nos enseña todo esto Joa.

Rafael Resendiz Izaguirre: Joa resumió mejor el “porqué” Claudio.

En tanto lo otro, los Bereanos corroboraron «inspiración» con «inspiración», plenamente autoritativo tanto para Pablo como para ellos.

Gracias hermano por tu tiempo. Buenas noches.

Claudio René González Ramírez: Pero, sin embargo, no tenemos registro del discurso de Pablo en aquel momento Rafael (aun cuando podamos afirmar que su contenido no difiere de lo escrito canónicamente). Y, sin embargo, aún si no pueda contar con este ejemplo, la Biblia si menciona la existencia de profecías inspiradas no canonizadas, por lo que mi argumento permanece.

Saludos y buenas noches bro!

Joa Pignanelli: ¿Tú dices que el hecho de que “toda la Escritura sea inspirada por Dios” no implica que “toda la inspiración de Dios sea Escritura”?

Deuteronomio 29:29 dice que las cosas secretas pertenecen a Jehová y las reveladas a nosotros para siempre. Obvio, en ese entonces el NT era *cosa secreta de Jehová, y el AT era para los israelitas.

¿Eso dices?

Claudio René González Ramírez: Lo que digo, Joa, es que no todo lo inspirado es necesariamente Escritura, esto es, Canon.

Mi idea no es expresada en Deuteronomio 29:29. Lo que menciono es que Dios dio profecía que no quiso canonizar, esto es, mantenerla como Escritura, como regla de fe.

Joa Pignanelli: Entiendo, ¡gracias por responder hermano! ¡Saludos!

X2: Pedro dice que la profecía y la tarea que ésta tenía eran de establecer doctrina y que era la más SEGURA que cualquier otra revelación que él haya tenido incluso en su experiencia en el monte de la transfiguración y posible preposición inspirada que haya asentido en ese momento.

Insisto, tu punto no prueba nada.

Claudio René González Ramírez: X2, allí Pedro habla de la Palabra de Dios en contraposición con la mera experiencia. Allí no habla de Canon cerrado, aunque sí se refiere a lo que tenía en mente como Palabra de Dios, Y EL CÁNON NO ESTABA CERRADO.

Mi posición no contradice las palabras de Pedro en ningún sentido. Por lo tanto, no veo de qué forma puedes utilizar sus palabras en mi contra.

X2: El debate Continuismo/Cesacionismo no es discutido aquí en contexto general, sino específicamente tu punto que has querido mantener. Lo cierto es que tal argumento es pésimo y carece de coherencia interna para mantenerse en pie.

¡Te llamo a las leyes de argumentación, hermano! Que tales profecías «no hayan sido canonizados», aunque la Escritura hable de ello implícitamente, no significa continuidad de la misma.

¡Observa! Éste es el mismo argumento lógico que recurre el molinismo para sostener el conocimiento medio, sólo hipótesis.

Claudio René González Ramírez: Dices que mi argumento ‘es pésimo y carece de coherencia interna para mantenerse en pie’…y aún espero el porqué de tu parte Pablo.

Mi punto principal es que la objeción de que el Continuismo implica un Canon abierto no tiene fundamento mientras que no se pruebe que toda revelación de Dios necesariamente debe ser canonizada, algo que no es sostenido ni por la misma Escritura. Luego, INCLUSO SI EL CESACIONISMO FUERA LA POSICIÓN VERDADERA, mi argumento seguiría en pie. Sobre la continuación de los dones me baso principalmente en que la Escritura no enseña ni explícita ni implícitamente que estos han cesado.

No veo de qué manera mi argumento se asemeja al de los Molinistas. No me baso en especulación alguna, sino en información Bíblica explícita, como ya he escrito anteriormente. En la Biblia es un hecho el que existió profecía inspirada y verdadera que no fue canonizada.

No lo digo yo, sino la Escritura. Y sobre eso baso mi argumento.

Rafael Resendiz Izaguirre: Toda proposición inspirada por Dios por cuanto es verdad de Dios es regla de fe y conducta. Si se apela a proposiciones inspiradas no-canonizadas en la actualidad entonces al final el axioma del Cristianismo no es la Escritura en sí misma sino la inspiración de Dios al hombre independientemente de las Escrituras. Y con esto se destruye por completo la Revelación objetiva de Dios para dar paso a la revelación subjetiva de los individuos.

En ese mismo callejón se encontró Sye Ten con el ateo Aron Ra en su programa radial. En esto falla tanto Van Til como Vincent:

Para los interesados.

http://www.escrituralismo.com/como-sabemos-que-nuestro…/

Mi argumento es sencillo: Si se apela a proposiciones inspiradas no-canonizadas en la actualidad entonces al final el axioma del Cristianismo no es la Escritura en sí misma sino la inspiración de Dios al hombre independientemente de las Escrituras. Ya que TODA proposición inspirada por Dios por cuanto es verdad de Dios es regla de fe y conducta, y en todo caso no sería ya la “Sola Escritura”.

Siempre y cuando Dios esté revelado a individuos proposiciones inspiradas no-canonizadas en la actualidad.

Una cosa es que alguien obtenga proposiciones que se «deducen» de las proposiciones ya reveladas en las Escrituras (“está expresamente expuesto en las Escrituras, o por buena y necesaria consecuencia puede deducirse de ellas” CFW 1:6), y otra cosa muy distinta es el tener como verdades proposiciones independientemente de las Escrituras.

En este último caso la fuente máxima de conocimiento y verdad ya no es la “Sola Escritura”, sino una inspiración independientemente de la Escritura la cual es particular del individuo (“a las cuales nada debe añadirse en ningún tiempo ya sea por nuevas revelaciones del Espíritu o por tradiciones humanas.” CFW 1:6).

Claudio René González Ramírez: Rafael, en primer lugar debo saber si reconoces la distinción en mi argumento, es decir, que en la Escritura se nos enseña que hubieron profecías inspiradas por Dios que no fueron canonizadas.

Dicho lo anterior, pregunto: ¿pasa la prueba que me pones la época tanto del AT como del NT? ¿se destruyó en aquel tiempo la revelación objetiva de Dios en pro de las revelaciones subjetivas de los individuos? Si lo que menciono no fue problema entonces, y sabemos que Dios es Soberano, no veo de qué forma puede ser problema ahora.

Así mismo, el Sola Scriptura se relaciona con el Canon Cerrado más que con el hecho de la inspiración. Si bien toda profecía dada por Dios es inspirada por Él, vemos aquí que es la Escritura, y no las revelaciones fuera de Ella, el parámetro final al cuál se debe apelar y por el cual se debe juzgar toda profecía. Es en este sentido que el Canon PRUEBA y se SUPERPONE a las profecías inspiradas no canonizadas, y así se distingue lo canonizado de lo inspirado no canonizado. Esto no supone un problema de autoridad, pues si asumimos que la profecía no canonizada es real tenemos a Dios justificándose a Sí mismo. La relación es de naturaleza parámetro -> a medir. La Sola Scriptura no es contradicha de ninguna manera, sino reafirmada.

Y, en última instancia, repito: estamos hablando que el origen de estas profecías es Dios, el mismo que inspiró y providencialmente canonizó las Escrituras. Siendo esto así, no veo el problema final.

Rafael Resendiz Izaguirre: Mi estimado Claudio, es sabido que esos eventos que nos narran de ciertas profecías inspiradas no-canonizadas lo sabemos SOLO por la Escritura ya revelada, no así de ciertas profecías supuestamente inspiradas e independientemente que ahora alguien puede reclamar tener como verdad de Dios. Por lo tanto, vemos que son dos tiempos distintos, uno sin el Canon y otro con el Canon el cual justifica una cosa y no así la otra.

En cuanto a lo segundo, inicialmente yo había preguntado si alguien podía tener en su sistema de pensamiento «proposiciones» inspiradas no-canonizadas en lo cual tu respuesta fue afirmativa, en base a eso podemos decir entonces que existen en dicho individuo, proposiciones que rigen su vida tanto canonizadas como no-canonizadas, y por ende para él hay una dualidad como parámetro final en su estructura de pensamiento, ya que ambos set de proposiciones son provenientes de Dios, y por lo tanto, ya no es la Sola Scriptura su máxima fuente de conocimiento y verdad sino la inspiración inmediata de Dios la cual es su axioma para juzgar todas las demás cosas.

Cualquier proposición que alguien presuponga tener derivada de las Escrituras puede ser probada con la misma Escritura, y así justificar o no su valides según la única regla de fe y conducta. No así si se tiene otras proposiciones inspiradas por Dios pero independientes de la Escritura, ya que en todo caso, porque son inspiradas por Dios, cuentan con el mismo peso que las canonizadas.

No se puede querer mantener una inspiración particular e independientemente de la Escritura y sostener que la Sola Scriptura es su parámetro final. No hay modo ni manera para ello.

Claudio René González Ramírez: Rafael, no veo de qué manera lo primero que dices va en contra de lo que afirmo; al contrario, me apoya completamente. Como bien dices, sabemos de aquellas profecías no canonizadas PRECISAMENTE porque la Escritura nos lo enseña. Sabemos como tratar con el don de profecía PRECISAMENTE porque la Escritura nos enseña. Finalmente, es por medio de la Escritura, esto es, la Palabra de Dios canonizada y cerrada, que juzgamos toda profecía fuera de ella. Es la Sola Scriptura la que juzga todas las cosas. Y esto está en armonía con el Continuismo.

Sobre lo segundo que dices, no veo, nuevamente, cuál es el problema final. Si entendemos que la relación de la Escritura es siempre de parámetro sobre lo demás, el que un profeta posea revelación nueva inspirada (insisto, por Dios) no atenta con el carácter axiomático y de regla de fe de la Escritura, como primordial y esencial. No es, entonces, la mera inspiración el axioma, sino el contenido de la Sola Scriptura. Y hemos de entender que esta revelación siempre estará en armonía con la Biblia y, por otra parte, asumiendo que hablamos de verdadera profecía, estamos hablando de Dios como origen de ambas, el parámetro y lo externo. El parámetro juzga todas las cosas, y la Sola Scriptura permanece en pie.

Claro, tienen el mismo peso que las canonizadas teniendo el mismo origen, PERO al no estar canonizadas deben pasar primero por las pruebas que la Sola Scriptura pone sobre ellas para poder recién ser validadas (1 Corintios 14:29). El punto es el siguiente: el carácter canónico de la Biblia la pone en una posición especial por sobre las profecías no canonizadas. Y, como dije, inspiración y canonización no son equivalentes.

Sobre lo último que dices, ¿y si es la Escritura misma la que habla de esta inspiración profética externa a la Escritura? Porque lo que digo no lo inventé, sino que lo extraje de la misma Escritura.

Rafael Resendiz Izaguirre: Aquí coloco el ejemplo que das Claudio para el análisis: – “Por ejemplo, imagina que un hombre camina por una calle, y Dios, a fin de fortalecerle en cuanto a Su cuidado providencial o por cualquier otro motivo que Él considere necesario, le ordena que no vaya por tal camino porque ocurrirá un accidente. El hombre hace caso, y luego ocurre el accidente.

Esto podría considerarse un caso de revelación inspirada no canónico. Podemos observar que tal profecía no te es útil ni a mí, ni a ti en cierto sentido, pero Dios si la consideró útil y sí le fue útil al hombre.”

Según este ejemplo las profecías inspiradas no-canonizadas tienen como propósito “fortalecer en cuanto a Su cuidado providencial o por cualquier otro motivo que Él considere necesario (para X individuo)” y con esto vemos que la “Sola Scriptura” ya no es SUFICIENTE para este propósito, ya que es NECESARIO de una NUEVA profecía inspirada no-canonizada que CUMPLA con dicho fin y propósito independientemente de la Escritura. Por consiguiente, las profecías inspiradas no-canonizadas al final si “atentan con el carácter axiomático y de regla de fe de la Escritura, como primordial y ESENCIAL.”

Luego, ¿Cómo sabe X individuo que dicha profecía inspirada no-canonizada e independientemente de la Escritura y que tiene como propósito fortalecerle providencialmente proviene de Dios? ¿Cómo sabe que lo “ordenado” proposicionalmente es la Palabra de Dios?

No hay manera de “probar” dicha proposición inspirada no-canonizada e independientemente de la Escritura a menos que se apele al método pragmático. Son los resultados o consecuencias lo que validan si la proposición es o no verdadera. Y en ese caso tenemos ahora “Palabra de Dios” sometida a un método pragmático para comprobar su validez, siendo así este último el parámetro para juzgar toda “Palabra de Dios” inspirada. Y así, ya tenemos el “parámetro que juzga todas las cosas“, proposiciones inspiradas por Dios sean o no canonizadas.

En cuanto a 1 Corintios 14:29 el contexto habla de que la profecía “habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación”, para el fin de “edificar a la iglesia”. Por lo tanto, el don de profecía OPERA bajo proposiciones inspiradas canonizadas FIJAS y reguladas por la Sola Scriptura para la edificación, exhortación y consolación de la iglesia, lo que al final es la predicación de la Palabra de Dios ya revelada, ya inspirada.

Enhorabuena hno.

Claudio René González Ramírez: Hermano Rafael, dices: – ‘Según este ejemplo las profecías inspiradas no-canonizadas tienen como propósito “fortalecer en cuanto a Su cuidado providencial o por cualquier otro motivo que Él considere necesario (para X individuo)”…

No es algo que diga yo, sino la misma Escritura (1 Corintios 14:1-5).

Luego dices: – ‘…y con esto vemos que la “Sola Scriptura” ya no es SUFICIENTE para este propósito, ya que es NECESARIO de una NUEVA profecía inspirada no-canonizada que CUMPLA con dicho fin y propósito independientemente de la Escritura. Por consiguiente, las profecías inspiradas no-canonizadas al final si “atentan con el carácter axiomático y de regla de fe de la Escritura, como primordial y ESENCIAL.”

Lo que concluyes no se sigue de ninguna manera de lo anterior. Bajo ese fundamento todo intento de edificación (ya sea componer un sermón, escribir un libro, etc. lleno de proposiciones que no están explícitas en las Escrituras o que no presuponen las proposiciones Bíblicas) sería un atentado contra el principio de Sola Scriptura.

Tomando mi ejemplo, puedo decir que éste no se aparta del Sola Scriptura, porque éste presupone lo que la Biblia nos enseña, tanto sobre el Dios que revela como sobre el propósito por el cuál supuestamente quiso revelar lo del accidente. La revelación no canónica necesariamente presupondrá la información Bíblica y estará en armonía con lo Biblia. Luego, el principio de Sola Scriptura no es transgredido, sino presupuesto en todo momento.

Por lo demás, lo que afirmas se resume a decir que Dios se pone contra Sí mismo…cuando en el fondo no es así. Creo que abstraes mucho el principio de Sola Scriptura a tal nivel que éste principio por sí solo ata las manos de Dios de forma en que Él no se ha atado.

Dices: – ‘Luego, ¿Cómo sabe X individuo que dicha profecía inspirada no-canonizada e independientemente de la Escritura y que tiene como propósito fortalecerle providencialmente proviene de Dios? ¿Cómo sabe que lo “ordenado” proposicionalmente es la Palabra de Dios?

No hay manera de “probar” dicha proposición inspirada no-canonizada e independientemente de la Escritura a menos que se apele al método pragmático. Son los resultados o consecuencias lo que validan si la proposición es o no verdadera. Y en ese caso tenemos ahora “Palabra de Dios” sometida a un método pragmático para comprobar su validez, siendo así este último el parámetro para juzgar toda “Palabra de Dios” inspirada. Y así, ya tenemos el “parámetro que juzga todas las cosas “, proposiciones inspiradas por Dios sean o no canonizadas.

Como dije anteriormente, el problema que propones no solo afectaría a cualquier profeta actual y verdadero, sino a todo aquel a quien Dios haya decidido revelarse en todo tiempo y lugar. Y con esto, vuelvo a lo mismo que respondí anteriormente: junto con la profecía o revelación Dios dará la garantía de Su Autoría. Yo no soy profeta, así que no sé por experiencia propia cuales son los procesos psicológicos de un profeta y la forma interna en que Dios obra tal seguridad; solo se lo que la Biblia dice, esto es, que las ovejas de Cristo conocen Su voz (Juan 10:4-5, 14, 27) y, además, los espíritus de los profetas están sujetos a ellos (1 Corintios 14:32-33). Y así como la Biblia habla sobre los profetas, así mismo nos da a nosotros parámetros y pruebas para probar la veracidad de los tales.

Y en todo esto, el principio de Sola Scriptura no es transgredido, sino reafirmado y presupuesto como fundamento.

Joa Pignanelli: Pregunta: ¿las hijas de Felipe profetizaban, es decir, tenían el don de profecía? (Sin profetizar y juzgar como verdadera las profecías es imposible saber que uno posee dicho don) ¿cómo juzgaron como ciertas esas profecías? Y si fueron ciertas, y así supieron del ministerio de estas, esto no atentó contra nuestro patrón absoluto de verdad. ¿Es así, o estoy equivocado en algún punto?

Creo que podemos afirmar que en el cielo, donde los continuistas abundan, son reveladas de continuo nuevas verdades. Eso obviamente no es conocido desde este lado de la vida. En todo caso, creo que Jesús enseñó a Pablo más de lo registrado en sus encuentros post-resurrección. Si bien los registros son breves, creo que fueron más extensos, al igual que en las comidas que el Señor resucitado compartió con los discípulos.

Por ejemplo: Hechos 22:6-11: Hechos 9:3-9; Hechos 26:12-18.

Hechos 26 añade mucha información extra que no aparecen en Hechos 9 y 22. Esto, como otros relatos (Hechos 17 puede ser un ejemplo), es un resumen del hecho en sí. El relato puede ser, de hecho es, un resumen de lo que el Señor habló a Pablo, y de lo que él dijo. Pero, la visión fue registrada de esta manera. Es claro que Hechos 26 nos deja ver un poco más de la charla entre Pablo y Dios. Estoy intentando razonar. Espero sea útil.

Los profetas del NT también trajeron palabras para el Canon, inspiradas y doctrinales. Jesús fue el mayor profeta, y ninguno mayor que él añadirá algo cuando Él dijo: NO añadirás a estas Palabras. Aun así esto no niega la posibilidad de profecías no-canónicas como expresa Claudio. Sin embargo no podemos decir que los profetas del NT eran diferentes a los del AT.

Es diferente decir “no añadirás a este canon” a decir “no profetizaras”.

Rafael Resendiz Izaguirre: Dos cosas, favor de leer mi comentario en donde hago referencia a la Confesión de Westminster y acerca de las proposiciones que se derivan de las Escrituras. Segundo, gracias por permitir el intercambio.

Enhorabuena a todos.

Joa Pignanelli: Toda proposición verdadera debe ser deducida de las proposiciones reveladas infalibles. Pero si es lógicamente deducida la veracidad de la continuación de un don, entonces, no entiendo el problema que genera. Dios, según la Escritura, puede revelar algo si quiere, y no necesita hacer de ello una regla de fe canonizada. Aun así, cada proposición debe ser justificada por nuestro axioma.

Rafael Resendiz Izaguirre: Joa, ¿Puede Dios revelar a un profeta contemporáneo una proposición y luego si Dios quiere puede canonizar dicha proposición?

Joa Pignanelli: Dije que si toda proposición verdadera debe ser deducida del canon, y la que Claudio presenta como premisa es realmente derivada de manera válida del mismo, entonces, ¿dónde está la contradicción?

Se supone que Dios no va a revelar una proposición que sea contraria a la verdad del canon… Teniendo eso en cuenta, cada proposición revelada será coherente con el mismo. También es cierto que cada posible revelación será juzgada por un método infalible y derivado del mismo canon. ¿O Dios dio un método malo? No veo contradicciones, si puedes muéstrame algunas porque no logró ver.

Rafael Resendiz Izaguirre: Joa, si lees mis comentarios anteriores, veras que nunca he asumido que lo que Dios inspira sea contradictorio con el Canon en ningún sentido.

Por lo demás, solo has evadido mi pregunta.

Joa Pignanelli: Mira yo no tengo una postura definida. Pero estoy viendo y meditando con lo dicho aquí. Los argumentos de Claudio, bíblicos, derribaron varios argumentos levantados en mi mente. Pero aún sigo reflexionando.

Claudio René González Ramírez: Sobre la pregunta que mencionas, respondo Rafael, que el Canon está cerrado por el mismo Dios y, en este sentido, cualquier revelación nueva no será canonizada. Ese es el punto de mi comentario, que si bien no prueba per se que el Continuacionismo es la posición Bíblica, sí prueba que no es inconsistente con el Canon cerrado.

Pregunto, ¿qué argumentos BÍBLICOS presentaría un Cesacionista en favor del Canon cerrado? Mi respuesta es que, con excepción del Cesacionismo en sí (que en realidad sus fundamentos Bíblicos no son fuertes, y siempre termina apelando a la Tradición o a la experiencia) todo argumento Bíblico que un Cesacionista puede afirmar en favor del Canon cerrado puede usarlo un Continuista de la misma forma, porque aquellos no implican Cesacionismo alguno esencialmente.

Quisiera agregar lo siguiente: si bien estas nuevas revelaciones son externas a la Escrituras solo en el sentido en que no son canónicas como Éstas, necesariamente existirán dentro de la ‘jurisdicción’ de lo canónicamente revelado.

Lo que quiero decir con esto es que por la misma Escritura sabemos que existe profecía no canónica; luego, la existencia de este tipo de revelaciones simplemente viene a reafirmar un hecho confirmado en las Escrituras y, por lo tanto, están dentro de la jurisdicción de las mismas. No es un suceso nuevo, sino algo mencionado en las Escrituras y medido por las mismas.

La Sola Scriptura no es transgredida en todo el proceso.

Rafael Resendiz Izaguirre: En todo caso Claudio, la afirmación de que “el Canon está cerrado por el mismo Dios y, en este sentido, cualquier revelación nueva no será canonizada.” es incierta y al punto de ser hasta falsa.

Puesto no hay argumentos BÍBLICOS tanto para un Cesacionista o Continuista en favor del Canon cerrado, se sigue entonces desde una postura Continuista que Dios Providencialmente esté revelando e inspirando nuevas proposiciones las cuales deben ser aceptadas y obedecidas, y por lo tanto, para el Continuista la “Sola Scriptura” no es el axioma de la fe Cristiana sino la inspiración de Dios subjetiva que no está atado a un Canon que es incierto su status de “cerrado”.

Y con ello mi argumento prevalece, ya que no son “Solo” los “66 libros” que forman el sistema de pensamiento para regir la vida de todo creyente, sino que también existen nuevas revelaciones proféticas las cuales, por ser proposiciones verdaderas de Dios, deben ser tomas y aceptadas como verdades de Dios para el creyente. Y así, el principio “Sola Scriptura” es echado por los suelos.

Claudio René González Ramírez: ¿Me dices con esto, Rafael, que la idea del Canon cerrado no es Bíblica? Si es así, entonces, ¿por qué la sostenemos en primer lugar?

Pienso que el carácter axiomático de las Escrituras no reside esencialmente en que el Canon está cerrado, sino en que se justifican a sí mismas por cuanto son Palabra de Dios. Si asumimos, por ejemplo, que el Canon está abierto, no veo de qué manera esta idea contradice la idea de la Escritura como nuestro primer principio. Si la nueva revelación debe o puede ser canonizada, no estaríamos hablando entonces de dos axiomas, sino de Palabra de Dios. Serían proposiciones con un mismo origen, pertenecerían globalmente al mismo axioma.

Sin embargo, si somos verdaderamente Escrituralistas, creo que es una inconsistencia de nuestra parte afirmar que la doctrina del Canon Bíblico cerrado no tiene fundamentos Bíblicos.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, cuando pregunté cómo sabes que el Canon está cerrado tu respuesta fue, por el “Apocalipsis y la Providencia”. Si Dios concluyó con el libro Apocalipsis, y Dios continua revelado proposiciones verdaderas e inspiradas, ¿Cómo sabes que “Providencialmente” Dios no continúe canonizando dichas proposiciones? o, ¿Quieres abstraer el principio de “Sola Scriptura” a tal nivel que este principio por sí solo ata las manos de Dios de forma en que Él no se ha atado?

Sorry bro, pero todo Continuista tendría que ser consistente en ambas cosas.

Joa Pignanelli: El axioma bíblico no necesita de “pruebas” anteriores o mayores, ¡eso es así! ¡Los 66 libros inspirados infalibles son nuestro principio primero! Y lo sabemos por el testimonio interno y auto-justificador del mismo.

Claudio René González Ramírez: Pienso que más grave que el problema que presentas como parte del Continuismo es atacar el Continuismo porque supuestamente no armoniza con una doctrina que, en primer lugar y por confesión propia bro Rafael, NO ES BÍBLICA.

Si realmente la doctrina del Canon cerrado no es Bíblica, no veo, entonces que relevancia tiene seguir debatiendo sobre ese punto.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claro, porque nosotros presuponemos el cierre por lo REVELADO ya en la Escritura. En cambio, todo Continuista tendría que ser consistente en ambas cosas: en la inspiración de verdades independientemente de las Escrituras, y de un Canon abierto que Providencialmente Dios «está» trabajando en él.

Claudio René González Ramírez: Pero Rafael, aquí ya no entiendo nada. Dices primero que ‘no hay argumentos BÍBLICOS tanto para un Cesacionista o Continuista en favor del Canon cerrado’, pero ahora dices que ustedes ‘[presuponen] el cierre POR lo REVELADO ya en la Escritura’.

¿A qué te refieres con eso último? Me parece a primera vista que te contradices bro.

Rafael Resendiz Izaguirre: No Bro, cuando expuse lo de “no hay argumentos BÍBLICOS tanto para un Cesacionista o Continuista” fue en base a tu repuesta de:

“… con excepción del Cesacionismo en sí (que en realidad sus fundamentos Bíblicos no son fuertes, y siempre termina apelando a la Tradición o a la experiencia) todo argumento Bíblico que un Cesacionista puede afirmar en favor del Canon cerrado puede usarlo un Continuista de la misma forma, porque aquellos no implican Cesacionismo alguno esencialmente.”

Si tu Continuismo se basa «también» (esto según tu) “en fundamentos Bíblicos [que] no son fuertes, y siempre termina apelando a la Tradición o a la experiencia” entonces para tu propia postura, “no hay argumentos BÍBLICOS tanto para un Cesacionista o Continuista”.

Claudio René González Ramírez: Lo que mencioné es que todo argumento Bíblico en favor del Canon cerrado, con excepción del Cesacionismo, puede ser usado por un Continuista de la misma manera, precisamente porque la idea de Canon cerrado no se contradice con la idea de revelaciones no canonizadas.

No veo cómo puedes responder de esa manera A MENOS que afirmes que la prueba del Canon cerrado es, precisamente, el Cesacionismo.

Rafael Resendiz Izaguirre: Claudio, si como Continuista apela a la “Providencia divina” para el cierre del Canon (como lo has hecho tu anteriormente), entonces no se puede afirmar de forma contundente el cierre de éste, ya que Dios Providencialmente continúa revelado Su Palabra a individuos y por ende «puede» expandir Su Canon en cualquier instante.

Por nuestra parte, nosotros presuponemos el cierre por lo YA REVELADO en la Escritura.

Claudio René González Ramírez: Cuando apelo a la Providencia bro Rafael, debes tener en mente lo siguiente: me refiero a aquello que tiene jurisdicción dentro de la Escritura. Hablo de la Providencia no principalmente desde la historia o la experiencia, sino sobre lo que la Escritura dice sobre Dios y Su control sobre todas las cosas, incluyendo la canonización de la Escritura. Como ves, al igual que tú, al mencionar la Providencia no me alejo de lo Bíblicamente revelado.

Por otra parte, tu otra objeción presupone que toda revelación debe ser canonizada, y es precisamente eso lo que mi estado contradice principalmente, y eso en base a lo escrito.

Rafael Resendiz Izaguirre: Dejo mi último aporte.

Mi postura es estrictamente Cesacionista, pero en un sentido «dinámico». En breves palabras lo que quiero decir es que Dios se revela en Su Palabra «Escrita» y por proposiciones que se «derivan» de ella misma (CFW 1:6). Así nuestro axioma permanece, ya que es Dios hablando por Su Palabra «Escrita», máxima fuente de conocimiento y verdad para todo hombre.

Esto a diferencia de lo expuesto aquí, que para el Continuismo el axioma de ellos es; Dios hablando por Su Palabra ya sea Escrita o también directamente con proposiciones «independientemente» de ella.

Por lo demás, gracias por el respeto brindado.

Claudio René González Ramírez: Gracias por el diálogo bro.

En resumen, mi posición es la siguiente: Dios no ha dicho que cesaría definitivamente la operación de dones extraordinarios. En relación a la revelación y al Sola Scriptura, la diferencia primordial entre la revelación no canónica (mencionada en la misma Escritura) y la canónica es que la canónica es parámetro sobre todas las cosas, incluyendo la nueva revelación. Y como la nueva revelación no contradice la idea de Canon cerrado, el principio de Sola Scriptura permanece.

Saludos bro Rafael, y buenas noches.

Fin del diálogo.

3 comentarios el “Continuacionismo v/s Cesacionismo: Diálogo Informal

  1. gilberto dice:

    Interesante debate… Para no discurrir mucho diré que mi posición es de cesacionista moderado. Dice Claudio: “Por ejemplo, imagina que un hombre camina por una calle, y Dios, a fin de fortalecerle en cuanto a Su cuidado providencial o por cualquier otro motivo que Él considere necesario, le ordena que no vaya por tal camino porque ocurrirá un accidente. El hombre hace caso, y luego ocurre el accidente” y esto es exactamente lo que le pasó a Mosad Hasan Yousef cuando Dios le dijo (Cap.23 en su libro: “Son of Hamas”): ” Sal del coche y déjalo”. ¡Pues supo después que de no haber hecho esto, los helicópteros israelíes que se le acercaban lo habrían reducido a cenizas! Y no era convertido todavía. Esto lo creo. Dios habla excepcionalmente de forma audible. Ahora bien, no creo en un ministerio de profecías. Dios no tiene ningún mensaje para la Iglesia hoy. Puede hablar a un individuo en caso de urgencia, pero este individuo no tiene mensaje para los hermanos; no hay profeta, no hay nuevas profecías. Hay casos excepcionales que confirman la regla cesionista.
    Dios no tiene nada de nuevo para revelar a su pueblo además de lo que está escrito en la Biblia protestante. Pero puede hablar su Palabra escrita audiblemente a una persona como me lo hizo en mi conversión diciéndome “Yo soy Jesús” (Hch. IX: 5) y esto de la misma forma en que lo hizo con Hasan Yusef, a quien le dijo “Sal del coche”, lo cual no es una nueva profecía para anunciar sino una manifestación de su cuidado y de su presencia en un caso excepcional. Estoy seguro que los mártires oyen también a Dios hablándoles en medio de la prueba final, y no es por esto una nueva profecía, ni un ministerio profético. Es algo puramente personal y por ende no es profecía, no es declarar una nueva Palabra de Dios.

    • El punto relevante es el de ‘nueva revelación’. Si Dios da información a alguien que no está contenida en las Escrituras, como las del ejemplo que presento y que presentas, efectivamente estamos hablando de nueva revelación. Claro, esta nueva revelación nunca va a ser contraria a la revelación de la Palabra, ni tapoco debe ser contenida en la misma, pero es nueva al fin y al cabo.

  2. gilberto dice:

    nueva revelación concerniente a la profecia no cuadra con “sal del coche, o gira a la derecha…”
    Pero bueno ¡ no vamos a pelear ya que decimos la misma cosa en forma diferente! Y sabemos que el siervo del señor no debe ser contencioso sino amable para con todos…(Claro que con la cara que me hiciste es dificil ser amable…jajajaja…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s